La devolución de España

España tienen por delante una tarea, tan difícil como posible, de hacer aflorar las capacidades de muchos de sus ciudadanos que guardan bajo llave una extraordinaria capacidad de generar valor añadido: es como estar sentado en una enorme bolsa de petróleo sin saberlo. Confiar, empero, en los antiguos agentes económicos y sociales,  es volver a cometer los mismos errores. No sólo hay que cambiar los paradigmas económicos, hay que cambiar también a las personas.

Las grandes empresas y las instituciones financieras, habrán de proseguir su camino, sin duda de gran valor, pero no confío apenas en ellas para hacer de este país uno más próspero y moderno. El valor añadido reside en los creadores, los innovadores, los emprendedores, todos ellos ahora en estado lamentable, estudiantes de último año, investigadores mal pagados, jóvenes sin futuro.

Las grandes empresas, las instituciones financieras e, incluso,la Administración Pública, han de eliminar las barreras de entrada a los jóvenes emprendedores, innovadores y creadores, las barreras concurrenciales, la financiación y la organización respectivamente.

La nueva sociedad creativa,la Españajoven, oculta y culta, es decir,la Españadel futuro, ha de ser financiada profusamente por las instituciones financieras. Prefiero un euro perdido en un joven innovador que un euro malgastado en una transferencia inadecuada.

Todo ello desde un Estado fuerte que responda ante los ciudadanos, no ante los territorios, porque son estos ciudadanos, no los territorios, ni los agentes privilegiados, a los que el Estado debe dedicarse, sino a aquellos que conforman una España aún callada, por cierto mayoritaria, de jóvenes creadores, innovadores y emprendedores.

Para ello hay que zanjar de una vez por todas que el Estado del Bienestar sirve como reforzamiento de este proceso, no como negocio de los mismos y vetustos, viejos y atrasados agentes económicos y sociales de mayor privilegio. Un Estado del Bienestar que tenga la mejor Sanidad y la mejor Educación públicas de donde afloren aún más estos jóvenes creadores, innovadores, exportadores y emprendedores. Y quien quiera poner un negocio a costa de los bienes públicos, que se ponga mejor a pensar cómo exportar, o que preste su dinero a quien verdaderamente puede aportar algo nuevo.

La derecha, más pendiente en los antiguos agentes económicos y sociales, contables de lujo, auditores de la nada, sin ideas, no puede afrontar esta tarea. La izquierda que mira al pasado y desconoce los nuevos paradignas, tampoco. Sólo una izquierda moderna, una socialdemocracia avanzada, capaz de devolver la república a la gente, a la que pertenece, estaría en condiciones para afrontar esto.

La política fiscal ha de ser determinante y laxa en apoyo de los innovadores y emprendedores. La financiación agresiva. El apoyo de la política exterior a la exportación de nuestras creaciones, el fomento de la investigación como principal impulso, un nuevo liderazgo protagonizado por una nueva generación compuesta por jóvenes creadores, innovadores, exportadores y emprendedores, de todas las edades (DiarioProgresista.es, cinco de septiembre de 2011)

 

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s