Bezos

La noticia que más tiene que ver con el futuro de nuestro país estas últimas horas ha sido la presentación de Kindle Fire, la tableta diseñada, producida y vendida por la compañía Amazon y desde la que pretenden invadir el mundo contra su principal competidor: el iPad de Apple.

Ni las torpezas de la Unión Europea, ni las discusiones bizantinas sobre las inexistentes propuestas conservadoras o las contradicciones en el seno de la izquierda, están, todo hay que decirlo, llegando a ninguna parte. Sólo la creatividad, la innovación, la exportación, hace de una nación un país próspero y desarrollado.

Miguel Bezos era un cubano que llegó a Estados Unidos dispuesto a trabajar como ingeniero. Le contrató una compañía de petróleo, una de las grandes, la Exxon, y de ella tomaba su salario que le servía para mantener a una familia con la que vivía feliz. Fue el padre del hijo de su esposa a quien le dio su apellido: Jeff Bezos.

Jeff, como su padrastro, estudió ingeniería y, con tanta ambición como inteligencia, se dispuso a innovar y a emprender, a crear y a producir instrumentos que pudieran ser útiles para todos los seres humanos. Así, el bueno de Jeff Bezos ideó lectores electrónicos de libros y soportes digitales de venta: nació la librería on line Cadabra.com que más temprano que tarde se convertiría en Amazon.

Las innovaciones tecnológicas son el motor del crecimiento a largo plazo. Mecha que enciende la inversión y protagoniza las expansiones en las ondas largas de la producción, el valor añadido y el empleo, no la flexibilidad impostada del mercado laboral o las privatizaciones de servicios públicos.

Un país como España, imaginativo y creativo, con tan buenos ingenieros como emprendedores, jóvenes y no tan jóvenes, formados en la libertad y en la igualdad, tiene la posibilidad de innovar siempre y cuando podamos ver lo que nos interesa antes de lo que nos distrae.

Jeff Bezos no podía permitir que Apple se quedara con el mercado. La pantalla multitáctil de siete pulgadas que acaba de presentar, con procesador de doble núcleo y navegador propio, Silk, capaz de adaptarse al usuario, es el ejemplo de competencia creativa de la que tanto habló el economista austriaco Schumpeter.

Lo importante no es que Amazon tenga 34.000 empleados y unos ingresos de 20.000 millones de dólares. Lo importante es que la investigación, la creación, la innovación, son motores para la utilidad de la gente y para el desarrollo económico.

Estoy convencido que España alberga a muchos Bezos, a numerosos Jobs, a técnicos y profesionales cuyo prestigio está por aflorar. Debemos ser capaces de financiarles, de ayudarles, de apoyarles, de darles la oportunidad que merecen como merece un mejor futuro este país, en vez de tanta discusión de bajo vuelo, distracciones de intelectuales de tercera fila o de políticos despistados. (Publicado en DiarioProgresista.es, el viernes, 30 de septiembre de 2011).

 

 

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s