Exportaciones

Cuando los productores de vino de Toro hicieron el enorme esfuerzo de llevar sus caldos al exterior, o cuando las fábricas de galletas de Castilla empezaron a envasarlas en otros idiomas para poder exportar, no podían imaginarse el favor que le estaban haciendo a la economía nacional.

Cae en mis manos el último boletín económico mensual del Banco de España. La atonía de nuestra producción y crecimiento confirma que el segundo trimestre apenas crecimos un 0,2% con respecto a los tres meses anteriores. Todo ello, confiesan, por una depresión de nuestra demanda interna que ha sido agravada –como no podía ser de otra manera-, con una reducción inevitable del gasto público.

No es en la demanda interna, en el consumo y en la inversión, donde la economía española debe poner sus ojos. Es en el sector exterior, en las exportaciones, en nuestra presencia en otros mercados donde nuestros objetivos deben instalar los cimientos de nuestro desarrollo futuro. La competitividad, la productividad y la innovación, han de ser los protagonistas de que sea el sector exterior el que aliente el crecimiento y el empleo de la economía española.

Aún siendo preocupantes los datos de demanda interna, los niveles de matriculación similares a los de hace un año, la “falta de vigor” de la actividad industrial, el descenso en el sector de la construcción, importa mucho más reparar esa vía de agua, ese agujero que son los 48.000 millones de euros de déficit corriente en nuestra Balanza de Pagos, un 4,5% de nuestro PIB, el mayor déficit corriente exterior sobre actividad del mundo.

El boletín mensual del banco emisor señala, empero, que se está produciendo una evolución favorable del sector exterior quien contribuye al crecimiento económico en seis décimas, sustentado en una mejora de las exportaciones y un elevado dinamismo del turismo.

Ése es el camino. Exportar, innovar, emprender. Castilla y el resto de España tiene hombres y mujeres capaces de crear y de mejorar, hacer que nuestro crecimiento económico se sustente no en una aceleración de nuestra demanda interna, actualmente recesiva, sino en la presencia de nuestros bienes y servicios en el exterior. (Publicado en diversor periódicos de Castilla, el lunes, 3 de octubre de 2011).

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s