La política social en un gobierno socialista I

Dos falsedades se precipitan desde la oratoria fácil de los conservadores: la mejor política social es el empleo y el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es el que más ha recortado las prestaciones sociales desde el comienzo de la democracia. El desconocimiento de algunos tardomedievales sobre qué es la política social les hace confundirla con la política de empleo, como si pudiéramos solucionar los problemas de una anciana dándole un trabajo, de un dependiente poniéndole a trabajar o de una persona con alguna discapacidad sólo dándole una ocupación en una oficina. Tan ridículo como confundir, pues, política de empleo con política social, necio como confundir valor y precio.

Por otro lado, tras el enorme recorte de los ingresos públicos provocados por la recesión, el primer efecto ha sido un déficit público que hemos tratado de cubrir con endeudamiento. Cerrados los mercados financieros o, al menos, escasamente accesibles a tipos razonables, hemos tenido que frenar, en el Estado y en las regiones gobernadas por los socialistas, la expansión del gasto tratando de no recortar las partidas sociales y las que mayormente afectan al crecimiento, o, torpemente, en las comunidades gobernadas por la derecha (PP o CiU), recortando partidas sustanciales para el desarrollo tales como la Sanidad, la Educación o la política social.

Más del 50% de los Presupuestos Generales del Estado se destina a gasto social: incluso este año de 2011 este porcentaje se la elevado al 58%. De hecho, el último Presupuesto de José María Aznar presentó un gasto social de 114.000 millones de euros, frente a los 183.000 millones actuales que representan un 40% más que el último Presupuesto de los conservadores sólo en España llamados liberales.

Mirar hacia atrás supone considerar todo el período de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011). De esta manera, observamos, que la pensión mínima de viudedad con hijos ha aumentado un 81%, de 384 euros a 695 euros. Que la pensión  media de jubilación se ha elevado un 40% (de 654 euros a 919 euros). Ese esfuerzo sólo es comparable a que las pensiones en Alemania fueron congeladas en 2004, 2005, 2006 y desde julio de 2010, mientras que este último año descendieron un 4% en Suecia.

Uno de los hitos más relevantes de estos últimos años de gobierno socialista ha sido la presentación y desarrollo de la Ley de Dependencia. La cuarta pata del Estado del Bienestar, estado que según los responsables económicos del Partido Popular no debe garantizar la Administración Pública (sic). Pues bien, la Ley de Dependencia ha podido beneficiar desde el comienzo de su desarrollo a 1.400.000 ciudadanos.

Nuestra ambición, consolidada en tantos años de dar pasos adelante, con la mirada puesta en objetivos más ambiciosos, considera la política social, no sólo el garante del bienestar de los ciudadanos, sino, también, un factor crucial de desarrollo y crecimiento. (Publicado en DiarioProgresista.es, el martes, 11 de octubre de 2011)

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s