La quiebra de Europa

Si las autoridades económicas, financieras y monetarias europeas no ponen remedio, la quiebra de los bancos europeos no es más que cuestión de tiempo. Con paciencia bíblica esperamos confiados una intervención monetaria que vaya más allá de los parches habituales puestos en práctica por políticos que no están a la altura de las circunstancias.

Los bancos europeos no tienen liquidez suficiente para afrontar sus vencimientos y, por lo tanto, menos aún para prestarle a usted dinero, para invertir o consumir, y, por ende, para alentar el crecimiento. Una situación que se agrava dado que, además, los bancos europeos tienen 194.000 millones de euros en deuda soberana de los países rescatados (Irlanda, Portugal y Grecia).

El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera es un parche que sólo sirve para aplazar una catástrofe que sucedería si no se toman otras medidas (que esperemos que se tomen). Un Fondo que, como un chicle, unos quieren utilizar para financiar a sus Estasdos (Grecia) y otros para salvar a sus bancos (Francia). Todavía estamos esperando que se pongan en marcha los acuerdos del 21 de julio, la segunda ronda de rescate a Grecia, lo cual demuestra que la lentitud y el desgobierno europeo nos lleva a una situación tan grave como esperpéntica.

Debe ser el Banco Central Europeo el que inyecte liquidez al sistema, de forma profusa y con las garantías evidentes. Si hace un año los bancos españoles le debían 130.000 millones de euros al BCE, cantidad que se habrá multiplicado significativamente, ahora las necesidades de financiación se habrán disparado exponencialmente.

Por ello, la solución pasa por inyecciones masivas sobre las instituciones financieras, a partir de un gobierno europeo decisivo y un banco central autónomo, multiplicando la supervisión de los bancos y teniendo como horizonte el crecimiento económico.

Coincido en parte con el jefe del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, quien ha declarado en el diario Handelsblatt que es tan urgente como necesaria una recapitalización de la banca europea bajo una supervisión rigurosa de todas y cada una de las instituciones a ayudar.

Es tiempo de tomar decisiones, más tempranas que tardías, con el fin de salvar a un sistema financiero como el europeo que tiene que servir como puntal fundamental de recuperación económica.

(Publicado el lunes, 17 de octubre de 2011, en Diario de Burgos, Diario de Ávila, El Adelantado de Segovia, Diario Palentino, La Tribuna de Toledo, La Tribuna de Ciudad Real, La Tribuna de Albacete y la Tribuna de Talavera).

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s