Definitivo

El cese definitivo de la violencia de la banda terrorista ETA es un paso sin retorno para su desaparición total. Cualquiera que no se sienta cómodo con este comunicado, cualquiera que no piense que el camino de la paz hace de la paz el camino, puede caer en el pozo profundo de lo miserable. Muchos muertos, muchos asesinatos, mucha tristeza que pone fin a una de las páginas más negras de la historia de España.

El acoso policial, judicial y político ha llevado al mundo abertzale violento a reconocer su derrota. Porque, digan lo que digan las soflamas, estamos en un momento histórico en el que ETA ha sido derrotada. Es verdad que el trabajo de las fuerzas de seguridad del Estado ha protagonizado toda una serie de éxitos sin antecedentes.

Es verdad también, empero, que los jueces y las organizaciones políticas han puesto toda la carne en el asador para que los violentos no tuvieran explicación alguna. Pero, más aún, han sido los ciudadanos los que han demostrado que la razón y la paz está por encima incluso de nosotros mismos.

Cuando hablo de ciudadanos me refiero, también, a aquellos que parecían comprender que la lucha armada era un camino hacia un futuro que para todos los demás era incierto. Desde la ruptura de la tregua con el último atentado de Barajas ETA se puso a sí misma en el disparadero político.

El respeto a las víctimas, frontal trascendente del recuerdo, la protección y el reconocimiento, es ante todo un primer capítulo que ha de llevar a todos a construir un futuro más importante.

Va a ser un País Vasco sin terrorismo, una España sin terrorismo, un futuro próspero, que no olvida pero que también mira hacia delante, que recuerda pero que también sueña.

Cualquier declaración meliflua, cualquier juicio tibio, cualquier posición miserable sólo nos puede llevar a atrasar de nuevo la llegada del futuro.

No sé si nosotros nos lo merecíamos, probablemente sí, pero, de lo que estoy seguro es de que se lo debíamos a nuestros hijos. (Publicado en DiarioProgresista.es, el viernes, 21 de octubre de 2011).

 

 

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s