Mangas verdes

Dicen que el refrán “a buenas horas, mangas verdes”, proviene de aquella policía rural de la Santa Hermandad que, cada vez que se la llamaba, siempre llegaba tarde. Peor que llegar tarde, como Merkel, o Sarkozy, es no hacer nada como el Banco Central Europeo, o no enterarse de nada como es el caso de Berlusconi. En el disparatado puzzle europeo, los líderes y poco carismáticos Jefes de Gobierno, arrostran una crisis sin precedentes con el único propósito de sobrevivir.

En la reunión mantenida por Ángela Merkel y el líder de los socialdemócratas alemanes, Franz-Walter Steinmeier, la prusiana le señaló la necesidad de emplear un billón de euros para recapitalizar el sistema financiero europeo, herido de muerte por la falta de liquidez y con casi un jaque mate derivado del impago de la deuda soberana de Grecia, Irlanda y Portugal.

Han llevado a las naciones periféricas al ocaso y, por ende, a los bancos acreedores, mayoritariamente alemanes y franceses. Tan al límite que han estado a punto de dinamitar al euro y, más allá, se han encontrado sin respuesta a la falta de fluidez monetaria en el viejo continente.

Tan es así que lo último que se les ha ocurrido, un pie en el precipicio, ha sido emplear al Fondo de Rescate, vía aseguradora y como vehículo especial de inversión. Una forma de inyectar tímidamente liquidez para que los bancos puedan afrontar sus vencimientos.

Hace meses dijimos en este mismo medio, en El Plural, que la economía alemana sería la primera en resentirse por el hecho de que la incauta Merkel llevara a Grecia al abismo. No había que ser muy sagaz para percibir que gran parte de la deuda griega estaba acumulada en los activos de las instituciones financieras francesas y alemanas.

Ahora que se le va a practicar una quita, ésta va a resultar como un tijeretazo sobre los débiles activos bancarios, o, contado de otra forma: en tanto en cuanto Grecia valga menos, los bancos franceses y alemanes valdrán menos.

A Francia, menos mal, se le ha ocurrido pedir que el Fondo pueda tener licencia bancaria para utilizar la financiación del Banco Central Europeo y así oxigenar el sistema: nadie le ha hecho caso. Porque, ni cortos ni perezosos, los del BCE contemplan impasibles cómo el incendio europeo se extiende, ya a las puertas de Berlín, ahora a las de París.

Una crisis financiera y monetaria sólo puede solventarse, al menos desde el principio, a través de una política monetaria y financiera ad hoc al problema que atenaza las economías asfixiadas por la ausencia de liquidez. Debe ser el Banco Central Europeo el garante de una política monetaria cuya expansión relaje los tipos y aliente el crecimiento.

Los líderes conservadores europeos son, eso, conservadores, o, lo que es peor, un grupo de despistados que no saben hacia donde sopla el viento y aviva unas llamas que son incapaces de controlar. (Publicado en ElPlural.es, el martes, 25 de octubre de 2011).

 

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s