El Partenón

Uno de los principales templos dóricos, el Partenón, que significa la casa de las jóvenes, contempla siglos atrás cómo sus mármoles son devastados por la estupidez, la arrogancia y la baja estatura de falsos estadistas.

¿Alguien en su sano juicio puede creerse que la crisis financiera mundial se debe a los griegos?, ¿puede la gente menos incauta pensar que el problema del euro se soluciona enterrando el Partenón? Como vasos comunicantes los ahorros de los alemanes, depositados en los bancos germánicos, fueron prestados a bancos de todo el mundo, y estos, a su vez, dieron crédito a los ciudadanos italianos o españoles, irlandeses, portugueses o griegos.

Llegada la crisis provocada por el propio sistema financiero internacional, encendida la mecha por un grupo de delincuentes en Estados Unidos, propagada con vehemencia por Europa, la crisis paralizó el mundo y los impagos no se hicieron esperar.

Fueron los menos favorecidos los que más problemas tienen a la hora de devolver los créditos. Un ciudadano de Atenas, en paro, no puede devolver el dinero a su banco y éste, al tiempo, no puede devolvérselo al Deutsche. Los sistemas financieros más dañados, entonces, aquellos que no pueden enfrentarse a sus vencimientos de momento, han sido y son el griego, el irlandés y el portugués, y, tras ellos el belga y el italiano.

La parálisis es total. El eje franco-prusiano decidió inyectar 130.000 millones de euros más para salvar al sistema financiero griego a cambio de una serie de exigencias, y ahora, sin embargo, los griegos quieren consultar en referéndum si les compensa.

Los norteamericanos lo solucionaron inyectando liquidez desde la Reserva Federal (600.000 millones de dólares) y los británicos desde el Banco de Inglaterra llenaron de oxígeno profusamente el sistema. Puede que estas medidas no nos saquen de la recesión (ese es otro tema), pero, a corto plazo, evitan el colapso.

Los europeos, por el contrario, permiten impávidos que el Banco Central Europeo apenas tenga capacidad de movimiento, incapaz de inyectar liquidez, utilizado sin embargo para apagar fuego comprando in extremis deuda soberana italiana. Qué chapuza.

Mientras tanto, las encuestas colocan a Merkel a unos diez puntos detrás de los socialdemócratas. Eso guía a la dama de hierro a remarcar únicamente sus convicciones locales sin entender que lo parcial no es más que una parte de lo global. Los alemanes y los franceses, entonces, más preocupados de su electorado, no están a la altura de las circunstancias y toman la senda de la catástrofe poniendo en peligro sus propios bancos y echándole la culpa a los griegos.

Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas de Alemania no sabe ya cómo dejar de ser un mero contable y pasar a ser un economista de verdad. Bajo la sombra tenaz de la hija del Pastor, el papelón de la semana lo ha tenido que hacer el Portavoz del Gobierno Federal, Stefen Seibert, poniendo a escurrir, en otro alarde de irresponsabilidad, al mismísimo Papamdreu. Por si quedaba alguna duda, un Comisario europeo, Günther Oettinger (alemán) ha dicho que Grecia, cada vez que quiera celebrar un referéndum ha de consultarlo con Bruselas.

Qué difícil es explicar tanto desatino si no fuera porque, dentro o fuera del Partenón, la explicación en sí misma reside en una política económica, monetaria y financiera europea lesiva para los intereses de Europa y la baja estatura política de sus principales líderes como para que sean capaces de ponerla en marcha. (Publicado en DiarioProgresista.es, el jueves, tres de noviembre de 2011).

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s