Piedras en la campaña

A veces son las piedras que más duelen las que de su boca salen, las mentiras o las calumnias, las insidias o las injurias. Duelen también las piedras que se lanzan duras, desde el brazo cobarde que a su vez mueve la lengua vil.

Diario Progresista fue el primer periódico que informó sobre el atentado que sufrió una caravana de coches socialista en Madrid, a la altura de la plaza de toros de Las Ventas, atardeciendo el pasado miércoles de otoño, rompiendo las sonrisas de ilusión de aquellos que, a cambio de nada, lo dan todo.

Eran las siete de la tarde cuando en la avenida de los Toreros esperaban cinco o seis anormales que los tres coches de jóvenes socialistas comenzaran un recorrido, festivo, alegre, de reparto de propaganda, de propuestas e ilusión.

Se llenó de piedras el aire, testigo entonces de la premeditación y la alevosía de los delincuentes, de un grupo de cobardes secuaces que nada tendrían que hacer en un cara a cara. Salieron de los coches para protegerse, lunas rotas, para encararse contra los agresores, para proteger a los más débiles. Ni un paso atrás.

No es la primera vez que en este distrito de Madrid se sufre agresiones de este tipo. Las pintadas fascistas en la agrupación, los golpes a los coches identificados, los insultos a los compañeros y a las compañeras. ¿Hasta cuándo?

Temo más a las piedras de aquellos que desde las televisiones, las radios y los atriles, llenan de odio las mentes más incautas. Aquellos que dicen que el Gobierno es terrorista, los que inadecuadamente entienden la democracia como la imposición de la demagogia. Temo a aquellos que en un parlamento llaman mentiroso sin ningún rubor, desacreditan y odian, escupen verbos y adjetivos, evitan el debate sustantivo, la confrontación de ideas o, simplemente, la paz.

¿De quiénes son las manos que mueven los brazos que lanzan las piedras que agreden el diálogo? ¿Dónde nace el conflicto?, ¿en qué micrófonos?, ¿en dónde están los responsables que calientan y alientan la inconsciencia?

No nos llevará nunca a ningún buen puerto una España que (de nuevo) agrede a la otra España. Debemos ser conscientes en las soflamas que hay mentes vacías susceptibles de llenarse de heces. Porque a veces la violencia de las manos nace en la deyección de los idiotas. (Publicado en DiarioProgresista.es, el domingo, 13 de noviembre de 2011).

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s