Italia

Decía Winston Churchill que los italianos pierden guerras como si fueran partidos de fútbol y partidos de fútbol como si fuesen guerras.

El gran problema de Italia, en primer lugar, es el colapso financiero al que nos han abocado la Unión Económica y, principalmente, el eje empobrecedor de Alemania y Francia. Incapaces los europeos de abrir la espita de la financiación, inútil el Banco Central Europeo –a diferencia de la Reserva Federal norteamericana-, los países cuyas instituciones financieras necesitan recursos se asfixian. Si Grecia necesita 130.000 millones de euros, ¿cuánto se ha de prestar a Italia?

Entre los deudores está el Estado italiano, quizás en menor medida, pero al fin y al cabo una deuda que puede acabar en mora. Dos billones de euros que representan el 120% de su PIB y que hace peligroso un 4% de déficit público previsto para este año.

Y de capitán de la nave un Silvio Berlusconi sin recursos políticos, ya en la calle y dejando una República abandonada. Abandonada, digo bien, a funcionarios europeos que no se les ha ocurrido otra cosa que elaborar un cuestionario con treinta y nueve preguntas entre las que destacamos la reestructuración de las escuelas y la autonomía universitaria.

La inepcia local y europea, la incapacidad de suministrar oxígeno a un enfermo, lleva a Italia a un crecimiento menor que hipoteca su economía a la dificultad de afrontar sus vencimientos. Ya en 2007 crecía a un ritmo del 1,7% mientras que la Eurozona lo hacía a un 3%, y, ni que decir tiene que en estos momentos su crecimiento del 0,1% queda todavía muy atrás del 0,5% previsto para la zona euro.

La única solución es europea, la acción contundente del Banco Central Europeo a partir de una política financiera activa que suministre liquidez a la zona euro. Lo demás son parches inútiles que prometen un nuevo pinchazo.

Enzo Biagi, escritor, señalaba aquello de “cara Italia, perché giusto o sbagliato che sia questo è il mio paese con le sue grande qualità ed i suoi grande difetti” : Italia, querida, con razón o sin ella, ya que éste es mi país con sus cualidades grandes y sus grandes defectos.

(Publicado el lunes, 31 de octubre de 2011, en Diario de Burgos, Diario de Ávila, El Adelantado de Segovia, Diario Palentino, La Tribuna de Toledo, La Tribuna de Ciudad Real, La Tribuna de Albacete y la Tribuna de Talavera).

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s