La dependencia de Rajoy

Sólo caben dos posibilidades: ignorancia o maldad. No existen otras alternativas a la respuesta de Mariano Rajoy en relación a la ley de Dependencia. Considerándole un hombre bueno, no queda otra elección.

La peor derecha se ciñe como una sombra sobre las cabezas de los españoles. Unos conservadores que tienen entre sus filas, en algunos casos –minoría pero dirigente-, a ignorantes y en otros a un grupo de reaccionarios sin comparación en Europa, dirigiendo, como digo, en gran medida a unos militantes sin lugar a dudas más centrados y honrados.

Mariano Rajoy, al que tachábamos en este periódico al menos de un hombre bueno, es, tras la entrevista publicada ayer en el diario El País, una persona que desconoce los hitos más relevantes de la historia política de nuestro país. Señalar que la Ley de Dependencia es, como mucho, un objetivo loable es no saber que se trata de un derecho. De un derecho de las familias y las personas con alguna discapacidad para poder ser autónomos, independientes y, por lo tanto, libres.

Una norma que ha cubierto el cuarto pilar de nuestro Estado del Bienestar. Tras la Educación, la Sanidad, los Servicios Sociales, tras ellos, la Dependencia, las ayudas para lograr dotar de autonomía a familias y a personas, sobre todo a aquellas con un grado insufrible de discapacidad, ha sido uno de los mayores avances de nuestro país.

Además, para mayor abundamiento, ha creado hasta el momento 165.000 puestos de trabajo y, ciertamente, los que le quedan por crear en un sector tan necesario como expansivo.

Por eso el Gobierno de España en 2010 dio para esta partida 1.828 millones de euros, así como las comunidades autónomas, tras elaborar un listado de dependientes, dotaron 3.551 millones de euros. Casi todas… dado que algunas, como la Comunidad de Madrid, miraron en gran parte para otro lado creyendo ver un éxito del Gobierno de la Nación.

Pero, para la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, se trata de un paso más en la ignorancia de una derecha conservadora y rancia que sólo podría traernos, en este caso, retraso.

Habría que hacer otra ley para evitar que Rajoy fuera dependiente de ese sector reaccionario del PP que está instalado entre sus dirigentes. Aquellos que consideran más importante ahorrar en Dependencia que en cualquier otra partida.

Tantas organizaciones que se han visto sorprendidas por la decisión de Rajoy, si llega a presidente, de declarar que la Ley de Dependencia “no es viable” (sic). Toda una manifestación de una derecha retrógrada, insolidaria, anticuada y, sobre todo, ignorante. (Publicado en DiarioProgresista.es, el viernes, 18 de noviembre de 2011).

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s