Somos madres

En el acto del Día de la Familia, el Partido Popular mostró su lado más anacrónico en el que un grupo de mujeres cantaron un bolero, tan adaptado como desafortunado, al que titularon “Somos madres”.

La desafortunada frase de Mariano Rajoy en el debate, “las mujeres llevan la casa”, esconde toda una forma de pensar que, a pesar de los esfuerzos que hacen los conservadores para parecerse aún de lejos a los socialdemócratas, siguen con hábitos ideológicos espurios.

Así, aquel Día de la Familia, en presencia de Fabra, Pons y Barberá, un grupo de mujeres cantaban aquello de “Somos madres, mantenemos nuestra casa limpia y pura”. Toda una declaración de intenciones. Parecía, en un principio, una broma, pero no era una broma.

Y menos para todas aquellas mujeres que están en el desempleo, en muchas regiones más que hombres a pesar de que su tasa de actividad es mucho menor. No podía ser una broma para tantas mujeres que para llegar a alcanzar el mismo puesto que el hombre han de esforzarse mucho más y, a término, cobrar de media un treinta por ciento menos.

Sé que diputadas del Partido Popular están tan escandalizadas como lo están todos en la izquierda porque, aún en una canción, peor en un debate, se reivindique el papel de sumisión de la mujer. Para que este coro de mujeres del colegio de Esclavas del Sagrado Corazón incluyeran en sus versos “más nos gusta un bolso de Vuitton”, tenía que haber algo que no se le pasase desapercibido a alguien como González Pons, tan pendiente de centrar el partido.

En un mundo en el que un setenta por ciento de los 1.300 millones de pobres son mujeres. En un lugar, nuestro planeta, en el que residen mil millones de analfabetos de los cuales dos terceras partes son mujeres. En un país como el nuestro, todavía detrás de los más avanzados en relación a la incorporación de la mujer al mercado laboral y a la igualdad social, la canción de las Esclavas sonaba como un puñal en el costado de la libertad.

Es tanto el camino que hay que andar que, sin los conservadores, sin esa otra parte del espectro ideológico español no podríamos avanzar suficientemente. Debemos ser conscientes, y esta campaña es un buen momento, de que tenemos la responsabilidad de convertir la igualdad en hábito.

Desterremos los gestos y modos tan retrógrados como injustos, tan anacrónicos como estúpidos. Aún en forma de canción o chirigota, escondidos tras las mentes más anticuadas en un lugar como España que quiere salir adelante. “Somos madres, somos madres, somos madres”, termina el bolero. (Publicado en DiarioProgresista.es, el miércoles, 16 de noviembre de 2011).

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s