Lunes

Hoy lunes no puede ser más que el primer día de una nueva etapa. Tras los resultados de ayer, sin entrar en la valoración del tamaño de la derrota, se abre un nuevo horizonte que ha de llevarnos a poder proseguir reformando nuestra nación.

Se abre un período de reflexión, análisis y cambio en el socialismo español. Una fase que nos va a llevar, inexorablemente, a volver a presentarnos como la solución social, política y nacional de nuestro país.

Una reflexión, ya no sólo sobre cómo somos, sino sobre cómo es el electorado. La distancia con el mismo no obedece a cuestiones cartesianas –más o menos a la izquierda, más o menos al centro-, sino a una estructura social distinta que desconoce el partido o, al menos, que no conoce sustancialmente.

Un análisis profundo de los lugares, los momentos y, sobre todo, las variables que nos han conducido a la derrota. Qué cuota parte corresponde a la erosión de la crisis, qué porcentaje al modelo de campaña, qué lugar el grado de conocimiento de los candidatos y las listas, quiénes, cómo, por qué.

Y, por supuesto, nace una nueva etapa que sólo puede engendrar un cambio profundo. Un cambio sustentado en aplicar coherentemente la socialdemocracia a una nueva situación social que, confieso, la organización contempla con miopía.

Las caras que se presenten han de liderar un partido socialdemócrata de un país dela UniónEuropea; lo digo con la solemnidad que exige que la clase trabajadora española necesita unos dirigentes profundamente preparados, política e intelectualmente, con el fin de ser llevar la organización hacia las metas que desea tener dentro de pocos años.

Una nueva clase dirigente, a ser posible joven, capaz de presentar un proyecto que sustente nuestro futuro en un objetivo: la libertad. Lograr que los españoles sean autónomos para poder hacer aflorar sus enormes capacidades, su valor añadido. Estoy hablando de jóvenes emprendedores, empresarios exportadores, investigadores y becarios, científicos y artistas, estudiantes y trabajadores. A España les sobran estas capacidades, les falta levantar la tapa del tarro de las esencias que impide, efectivamente como un tapón, que los nuestros triunfen y nos hagan triunfar.

Libertad y autonomía, emprendimiento e innovación, de la que somos capaces de aflorar gracias a las políticas de igualdad que, esta vez desde la oposición, vamos a defender con uñas y dientes: la educación, la sanidad, los servicios sociales y la dependencia. No sólo por justicia social, por equidad, sino también porque son la base de nuestro crecimiento, de nuestro desarrollo, de nuestro futuro.

Felicidades a los conservadores, tienen en nosotros la máxima generosidad desde la derrota, la mano tendida para colaborar en sacar a Europa de la profunda crisis en la que se encuentra.

Hoy sólo es lunes, el primer día de la semana, el día en el que se inicia el nuevo trabajo que queda por delante, que no es poco, es ilusionante y, sobre todo, nos va a hacer dejar lo mejor de nosotros mismos. Lunes, efectivamente, lunes. (Publicado en DiarioProgresista.es, el lunes, 21 de noviembre de 2011).

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s