Reflexión

Una jornada de reflexión, más allá de la campaña vivida, la más plana de la democracia por ausencia de uno de los principales contrincantes, el Partido Popular, sirve para meditar sosegadamente la orientación del voto. No pedirá este periódico durante el día de hoy voto alguno a pesar de la evidente línea editorial del diario. Se trata, cómo no, de respetar escrupulosamente un día que de forma al menos singular nos hemos dotado en la democracia española. Reflexionar es, quizás, mirar al futuro. Pensar qué es lo más apropiado para nuestro país, quiénes creemos que merecen construir un porvenir mejor para nuestros hijos. Sin embargo, deberíamos, quizás, cambiar los tiempos verbales: merecen seguir construyendo. Porque, créanme, el edificio de la democracia de nuestro país, la sociedad española, se construye dando pasos, los unos y los otros: ahora gobiernan los socialdemócratas, otrora los conservadores. Por muy parcial que se pueda llegar a ser debemos reconocer que los gobiernos en España han dado pasos, unos más que otros, hacia el horizonte en el que nos encontramos. Y, por ello, es justo reconocer que, a pesar de la brutal crisis internacional, nuestro país en los últimos treinta y tres años, desde que aprobamos la Constitución, ha avanzado sustancialmente, con sus pros y sus contras, sus cuestiones pendientes y sus progresos notorios. Ha sido en el consenso donde la sociedad española ha encontrado en mayor medida su velocidad de crucero. El disenso sólo nos ha traído desgracias, a veces muy desafortunadas en la historia de España, otras veces pasos atrás recorridos a codazos. Pero, sobre la propia clase política, incluso, emerge una sociedad española que ha sido la protagonista de la mejor parte de nuestro avance. Una sociedad española que decide sin miramientos y toma decisiones responsables. Una sociedad española que ha sido la verdadera protagonista de nuestro desarrollo y de nuestro crecimiento. Por eso, esta sociedad española es la única capaz de hacer que este país prospere, ayude a salir de la crisis a una Europa confusa, se prepare para una nueva expansión que debe sustentarse en el consenso, el emprendimiento, la innovación, la creación, el valor de nuestras gentes. Hoy sábado, pues, la sociedad española reflexiona, quizás en el momento más sosegado, medita su futuro y sabe qué hacer. Y lo hará bien, haga lo que haga. Haga lo que haga. (Publicado en DiarioProgresista.es, el sábado, 19 de noviembre de 2011).

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s