El militante sumiso

Existen dos modelos de funcionamiento de los partidos políticos, el democrático y el centralizado, el moderno y el anticuado, el participativo y el bonapartista, el constitucional y el prediluviano.

Tras la I Internacional los partidos socialdemócratas eras constituidos, como el PSOE, mitad por obreros y mitad por intelectuales. Apenas existía tensión entre ambos estratos, salvo casos contados como aquellas largas discusiones entre Pablo Iglesias y Jaime Vera. En cualquier caso, la base social, la clase trabajadora, los militantes, eran en su mayoría iletrados y eran, sin embargo, dirigidos por ejecutivas de fuerte formación política marxista.

A principios del siglo XX, bien entrada la II Internacional, las ejecutivas se llenaron de prohombres de larga trayectoria intelectual, catedráticos y académicos, Besteiro o de los Ríos, personajes capaces de tomar decisiones coherentes sobre la base social, aún iletrada, que sustentaba el partido.

Siempre se cuidó, no siempre se consiguió, imponer que el voto de un militante menos formado valiera lo mismo que el voto del primer académico. Sin embargo, las ejecutivas, las grandes decisiones, eran tomadas por las personas más relevantes.

La aplicación de políticas socialdemócratas, la elevación del nivel educativo de la clase trabajadora, tras numerosas penurias de ésta, nos llevaron a un proceso en el que la distancia de formación y preparación, idoneidad para el cargo o solvencia en las decisiones, entre un miembro de la Ejecutiva y un militante de base, es, ya, afortunadamente, mínima.

En este sentido es difícil sostener que un grupo de iluminados, con más información, con ingenio más agudo y con pericia mayor, pueden tomar decisiones de espaldas a la opinión de militantes de base tan formados -a veces más, a veces, menos-, que los miembros de la Ejecutiva.

No existe ningún tipo de superioridad entre base y dirigente, salvo que los primeros son electores y los segundos elegidos. Por ello, la dirección política, entre otras cosas para su mejor funcionamiento, ha de estar siempre al sufragio de la opinión de las bases, tanto en su control a partir de los Comités Federales, Nacionales o Regionales, así como en relación a su elección en los Congresos de la forma, a ser posible, más democrática que pueda caber.

Pensar que por ser miembro de una Ejecutiva se tiene una mayor capacidad para decidir que un afiliado, es exactamente como llamar al militante directamente… imbécil. Nadie puede dictar los designios de un partido socialdemócrata en mayor medida que su base social, en sentido amplio la clase trabajadora y, en sentido estricto, los militantes.

Conozco al partido socialista en profundidad como para saber que los militantes, lejos de ser obtusos, son una fuente inagotable de personas preparadas intelectual y políticamente. Evidentemente hay de todo, no seré yo quién para juzgarlo, pero lo que está nítidamente claro es que la superioridad de la capacidad para decidir de un miembro de la Ejecutiva sobre un militante es inexistente. Lo contrario es como si a los militantes les estuvieran llamando obtusos, exigiéndoles ser silenciosos, cautos, sumisos.

Por eso, aún siendo de siempre este partido, el PSOE, de todos, no cabe la menor duda que los afiliados han  de ser los responsables de elegir a quienes les representen, seleccionados entre ellos mismos, los militantes, escogidos en función del criterio que se desee, mérito y capacidad, en igualdad de condiciones, de forma, total y enteramente democrática y transparente. (Publicado en DiarioProgresista.es, el lunes, 28 de noviembre de 2011).

 

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to El militante sumiso

  1. melillense says:

    Este es el 3º comentario,y empiezo a cogerle el gusto de hacerlo,me resulta divertido el poder contrastar opiniones con políticos.
    ¿Centralizado no es igual a democrático? ¿Mantener,cuidar,practicar… valores sociales es prediluvinao? ¿Anticuado el pasado?
    Partí desde posiciones Marxista,es tan democrático,como que te impongan lo que ha de hacer, decir,o pensar.
    Más que diplomas universitarios,lo que se necesitan son ideas y personas capaces de transforma la sociedad,a caminos más justo,igualitarios,solidarios y socialmente/económicamente asumible.
    Dice usted esto..: No existe ningún tipo de superioridad entre base y dirigente, salvo que los primeros son electores y los segundos elegidos…..Rep. Hay que ser -lelo- para creérselo,el decirlo es propio de….
    Dice también este otro..: Conozco al partido socialista en profundidad como para saber que los militantes, lejos de ser obtusos, son una …..Resp.Pues no beban en garrafas…
    Espero no incordiar,bien sé que los políticos son poco dados a asumir responsabilidades y que le regalen los oídos,pero este Melillense está dispuesto a echaros una mano.Salud.

  2. manoto says:

    ¡Vamos a ver Sr Carmona¡ y que conste que hace algun tiempo cuando le vi en IE al lado del Sr Conde y que este le daba manija,me parecio usted un tipo listo y sobretodo agil y agradable.

    …pero AHORA de repente con Tomas Gomez-joeer que ha dejado bien fundido a su Parla querida-quieren trompicar en el partido y hacerse ¿que?,mas bien me parecen “los indignados”

    Mire,si hemos visto “algo realmente valido” han sido las aportaciones del Sr Rubalcaba,tanto en la trinca con Rajoy-fuera las diputaciones 1.600 politiquillos de chichanabo fuera.Patrimonio a los riquisimos ¿ha visto lo que ha dicho el Profesor Navarro en La Coruña?.Lista abiertas al estilo aleman-hoy la C de Madrid ya lo pone en caliente-

    Pero ahora ¡de repente¡ usted y el Sr Tomas quieren democracia primitiva y de base en el partido.

    joeer Sr Carmona…..¡que se le ve el plumero tioooo¡ que aqui quien manda es la Sra Merkel y el Buba.¿Ha visto la llamada al orden de Schauble al estupido de Almunia?

    ¡Seamos realistas y sepamos quien maneja la prima de riesgo….siempre,siempre el Buba¡

  3. scarlos says:

    Gracias Antonio Miguel por tu posicionamiento totalmente democrático para salir adelante del varapalo electoral. Se podía haber evitado cuando el aparato de Ferraz (Trinidad Jimenez) perdió las primarias contra Tomás Gómez en la Comunidad de Madrid. La militancia con su voto, por su cercanía a la calle y al ciudadano, en aquel momento vaticinó el descalabro del PSOE. Por eso tiene razón que tienen que hacerse oir las bases. Si hace un año se hubiera reaccionado a tiempo no estaríamos como estamos. Y por supuesto, en el PSOE hay militantes y simpatizantes muy válidos y muy buenos profesionales. Y tiene razón que hay que elegir a los mejores por su valía, no por su antiguedad de carnet. Ya es hora de ir aparcando a los que se valen de la política y se quieren seguir sirviendo de ella, esos que se vayan a otros partidos. Los militantes pedimos la palabra

  4. Pingback: El militante ovis / El militante sumiso – por Antonio Miguel Carmona La casa de mi tía

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s