La teoría de la barca

Como timoneles expertos los miembros de las ejecutivas de los partidos entonan las frases, ensalzan las victorias, lamentan las victorias, a veces impostan, aciertan o se equivocan, pero nunca dejan por su propia voluntad la dirección política.

Cuando se gobierna las Ejecutivas llevan la barca de la organización, del partido, mar abierto, navegando y señalando el rumbo de la flota, alegría para aquellos que desean cambiar las cosas, tratando de llegar a buen puerto.

Los gobiernos hacen fáciles la navegación. El partido es controlado con cierta facilidad y, éste, juega un papel secundario ante el trabajo de una administración que se llena de firmes seguidores de la orientación política marcada y del Presupuesto General del Estado.

Cuando se pierden las elecciones, posiblemente por haber equivocado el rumbo de la barca, ésta encalla en la arena. Los dirigentes, los cuadros orgánicos, los miembros de las Ejecutivas, tienen dos opciones: por un lado salir de la nave e intentar devolverla al mar, tratar de ganar las elecciones, empujar la chalana con esfuerzo arrastrándola sobre la resistencia que ejerce la arena, hasta lograr el triunfo de llevarla de nuevo mar adentro.

La otra decisión que pueden tomar los habitantes de la barca, los dirigentes, es mantenerse en sus puestos esperando que suba la marea, que cambie el ciclo y volvamos a gobernar, en definitiva, que sea luna quien recupere la nao para la navegación mar adentro.

La endogamia en los partidos políticos, la selección adversa, hace que sus dirigentes tengan una tendencia natural a mantenerse en sus puestos. Sucede en cualquier organización, consejos de administración, asociaciones, fundaciones, gobiernos o partidos, universidades o empresas. Convencidos de ser imprescindibles, encargados de explicar que no han sido ellos los responsables, se sienten fuertes cuando los administrados, en este caso los militantes, se mantienen ajenos a la elección de los timoneles.

Es por ello por lo que la decisión más común en los dirigentes suele ser la de mantenerse dentro de la barca, encallada en la arena, esperando que cambie el ciclo, que suba la marea y nos devuelva a la mar, sin hacer esfuerzos que les hagan tener que salir del esquife.

Pero la decisión comporta que los dirigentes que debieran de ser salientes, se mantienen dentro de la barca, eso sí, con los remos bien asidos, los puños apretados en el brazo de madera, amenazantes, dispuestos a dar con él en la cabeza a todo militante que ose querer entrar en la barca y desplazarle del cómodo asiento. (Publicado en ElPlural, el martes, 13 de diciembre de 2011).

 

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to La teoría de la barca

  1. CARLOS says:

    Amén…en todos los partidos..en todos los lados..

    Carlos.

  2. Carlos says:

    Antonio ¿sabes como votante esporádico lo que me importa a mí eso de la baca? nada. Me gustaria que existiera un partido donde se escuchara la calle, no a los alboratodores, sino a la gente sensata, se que hay muchos militantes tratando de democratizar el PSOE, es importante, eso si es importante que uno pueda sentirse representado por un partido plural y no tener que votarle por miedo al PP.

  3. carlos says:

    Antonio, en la teoría anterior supones que el timonel experto tiene como propósito el gobierno, pero sobre esta hipótesis caben al menos dos preguntas.
    Primera, la más importante, ¿es el gobierno la misión o el propósito de los socialistas?, o por el contrario mejorar la sociedad de acuerdo a los valores del socialismo. Cualquier viento es bueno para el que navega sin rumbo. El gobierno es el medio y no el fin y un timonel que derive el barco puede ser desastroso, aunque no encaye ni hunda al barco. No está aquí, en esta navegación a merced del viento, parte de nuestros desastres electorales.
    La segunda, ¿realmente desean gobernar ciertos timoneles, secretarios generales de agrupaciones? ¿O su misión real y exclusiva es mantener poder y puestos de trabajo dentro del barco?. Incluso parece que son más felices en la oposición con menos responsabilidad. Son, por desgracia, lo más abundante. Desde luego estos ni se plantean a qué mares de abundancia dirigir la nave, la prefieren encayada y dominada. Y a estos es tan difícil removerlos, la tarea es muy ardua. Desencayar la barca y amotinar la servil tripulación a la vez. Plantearse un norte socialista es utopía imposible con estos desvergonzados caciques al mando de agrupaciones Antonio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s