Olula del Río

Olula del Río no estaba en el mapa para los menos versados hasta que una de sus nietas, Carme Chacón, apareció por allí para anunciar a propios y extraños que quería dirigir el partido más importante de la historia contemporánea de España.

Su padre, Baltasar Chacón, bombero de profesión, había nacido en este pueblo de la comarca de Almanzora, cuyas aceras de mármol obtienen el brillo del pueblo vecino de Macael. No vio la Iglesia de la Asunción correr a la niña Carme porque ésta nació en Esplugas de Llobregat, pero muchos veranos venía a ver a sus abuelos que la recibían como a su mejor nieta.

Y es que su padre, Baltasar, conoció a una abogada catalana, de nombre Esther Piqueras de la que se enamoró tanto como para emigrar. Carme se licenció en Derecho y , no bastándole con ello, obtuvo varios postgrados en universidades canadienses como la de Toronto, la de Kingston, la de Montreal o la Université Laval.

Nieta de un anarquista aragonés la vocación política la llevó a ser concejala de su ayuntamiento y , posteriormente, primera teniente de alcalde. Diputada por Barcelona en aquellas elecciones del año 2000, su adscripción a la candidatura de Zapatero la convirtió en una de sus personas de confianza.

Aspira Carme a ser la secretaria general del PSOE y, en aquel abarrotado salón del hotel de Olula, su voz se escuchó, con timbre pero clara, evocar a todos los que desean que este partido vuelva a ser lo que era.

Ministra de la Vivienda en 2007 y de Defensa en 2008, no es una mujer, pese a las apariencias de dulzura y espontaneidad, que le tiemble el pulso lo más mínimo a la hora de tomar decisiones. Lo primero que hizo a su llegada a Defensa fue quitarse de en medio de un plumazo  a cuatro Jefes de Estado Mayor que todavía se estarán preguntando por qué.

Tuvo que soportar las impertinencias de los Estados Unidos de América cuando retiró las tropas de Kosovo defendiendo la decisión autónoma de España por encima del error político fuera del derecho internacional que cometieron otros países. Del mismo modo también soportó críticas sobre el asunto de nuestros pesqueros en Somalia, conflicto que, tras resolverse, convirtió el juicio en felicitaciones.

Ni le tiembla el pulso, ni dudó en su día dar un paso atrás cuando otros pusieron en cuestión al mismísimo Gobierno de la Nación con el fin de evitar unas primarias. No dudó en denunciar, enfadada, que alguno trataba de controlar el partido adelantando el Congreso o que, como digo, se evitaron unas primarias que hubiesen servido para darle una nueva lección de democracia a la derecha.

Su adversario tiene veinte años más que ella y, quizás, más experiencia. Pero a Carme eso no le quita el sueño de la misma forma que estuvieron sin dormir aquellos cuatro Jefes de Estado Mayor. Lo que le quita el sueño es lograr un partido más democrático, más íntegro, más participativo. Hacer una Ejecutiva de los mejores y convertir las Casas del Pueblo en residencia de ideas y compromisos, un techo donde cobijar los debates de la clase trabajadora.

Atardecía en Olula del Río como quien despide un invierno. La noche cerrada dejaba a lo lejos un olor a monte y la sonrisa cómplice de aquellos que vieron llegar a tantos de tantos sitios. Esto no ha hecho más que empezar. (Publicado en DiarioProgresista.es, el domingo, ocho de enero de 2012).

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s