Responsables

Por activa o por pasiva una nube de opiniones conservadoras, como una epidemia, como una boina de contaminación, ha criticado con profusión mi calificativo de gobierno de bajos vuelos en la carta del director de ayer.

Ministros con capacidad, aún desde mi disenso, tendrán que afrontar una tarea que les hace insuficientes y tareas menos ambiciosaspara titulares con menor disposición me hace insistir en ello. Por eso, comienzo, no dudo de la voluntad de Sáenz de Santamaría de coordinar un gobierno cuyas debilidades son mayores a las fortalezas.

Guindos tendrá que lograr crecimiento con un presupuesto regresivo y una reforma financiera (ya iniciada) en un mercado cerrado. No le temblará el pulso a Montoro a la hora de controlar el déficit (otra cuestión será el cómo y el dónde). Tendrá que cumplir Ruíz-Gallardón con la promesa electoral de la cadena perpetua o la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Así, también, Arias Cañete tratará de embridar nuestra posición en la PAC. Para con tan ardua tarea la pregunta se cierne sobre el tamaño de sus titulares.

Sin embargo, de lo que no cabe duda, es que Bañez no parece la persona más idónea para desarrollar una reforma laboral en nuestro país, ni siquiera la que tienen en la cabeza los populares y la patronal. ¿Creen que Mato es la más adecuada para desarrollar una Ley Nacional de Servicios Básicos de Salud?, ¿recurrirá el copago catalán?, ¿desarrollará aquella promesa de derogar la ley del aborto?

Sinceramente, no veo a Morenés continuando la tarea de modernización de nuestras Fuerzas Armadas. Ni a García-Margallo plantándose en la Unión Europea frente a la desquiciante posición franco-alemana. O a Fernández Díaz ajustando la política penitenciaria en función de la evolución política.

¿Será capaz Wert de afrontar las descargas de internet?, ¿tendrá reconocimiento por parte de la comunidad educativa, en la que es un gran desconocido, para afrontar una gran reforma educativa de la que han hecho gala los conservadores españoles?

Pensar que Soria podrá seguir reduciendo el déficit tarifario sin afectar a los consumidores es darle más posibilidades de las que parece. ¿Qué hará Pastor en un ministerio que Montoro no piensa dotar?

¿Es o no es un gobierno plano? Lo es, sobre todo en tanto en cuanto, sus miembros, serán probablemente buenos ciudadanos, pero, ¿están a la altura del cometido? Cuando las críticas son tan sectarias como compararlo con otros gobiernos en función de la ideología de cada uno, me da de nuevo la razón. La altura de este gobierno no alcanza el tamaño de la situación y el contexto histórico que sufre Europa. (Publicado en DiarioProgresista.es, el viernes, 23 de diciembre de 2011).

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s