Tres badulaques

El centro del problema se sitúa en el cierre de los mercados financieros, prestamistas que se aprovechan de la necesidad de refinanciación de las economías, tanto del sector público como del privado, obligándoles a reducir gastos o a prestarles a tipos insufribles.

Lo que ocurre es que este recorte de gasto, obligado por la imposibilidad de financiar los déficits y los vencimientos de forma moderada, se utiliza por parte de los conservadores europeos como un arma doctrinal.

Ante la negativa a prestarnos por parte de los mercados financieros la única solución pasa por una activa política del Banco Central Europeo que suministre liquidez para el funcionamiento del crédito, la deuda y el crecimiento. Ante la impasibilidad de éste no nos queda más remedio que reducir nuestros gastos para que los déficits no se acumulen sobre nuestra deuda.

Así el Gobierno de Mariano Rajoy encara un recorte de gasto que, mucho me temo, al no hacerlo de forma inteligente dañará los pilares básicos de nuestro crecimiento (la educación). Así se lo ha hecho saber la parte menos sensata del Partido Popular, deseosa de recortar en educación pública y de establecer el copago sanitario.

Se equivocan quienes piensan que recortando gastos, limpiando las cuentas públicas, estabilizando los presupuestos, se va a lograr más crecimiento. Al contrario, se producirá una recesión que elevará en mayor medida el desempleo, tal como señala el Banco de España y el Fondo Monetario Internacional. El recorte de gastos es, pues, una necesidad al no poder financiar nuestra deuda, no virtud alguna que sirva para el crecimiento.

¿Son badulaques los que buscan las partidas más sensibles para recortarlas? ¿Es acaso una torpeza que Aguirre, Cospedal et al recorten en educación y en sanidad? ¿Torpeza o malicia? ¿No se enteran o busca un cambio de modelo productivo?

Una taxonomía de la tontería nos lleva a contemplar tres tipos de badulaques. El primero, los más sospechosos de no serlo, sino de maliciosamente tener otras intenciones: quienes aprovechan este recorte de gastos para cambiar de modelo educativo y sanitario, detrayendo recursos a la educación y a la sanidad pública, con el fin de impulsar servicios públicos de provisión privada.

En segundo lugar, también se equivocan, en el otro extremo, quienes niegan la reducción de gastos y por lo tanto establecen análisis como si pudiéramos convencer a los prestamistas a prestarnos, como si tuviéramos la capacidad coercitiva de obligarles a transferirnos recursos.

Y se equivocan, el tercer badulaque, aquellos que quieren colocar la estabilidad presupuestaria como artículo constitucional de obligado cumplimiento para toda la vida, para cualquier generación, en cualquier situación.

Una necesidad es aquello a lo que es imposible sustraerse, faltar o resistir. Dependemos de los mercados que no quieren refinanciarnos y, ante la ausencia de defensa por parte del Banco Central Europeo, no podemos gastar más de lo que ingresamos. Pero, una vez cubierta esta necesidad, una vez que evitamos que nos presten a intereses prohibitivos, las consecuencias son brutales: recesión y desempleo.

Quedan en el estercolero de la historia aquellos que defendían el recorte del gasto, no como una necesidad imperiosa tal como he mostrado, sino como un principio general para el desarrollo o como un cambio de modelo educativo y sanitario. De la misma forma que formarán parte de los manuales de la candidez aquellos que piensan que podemos gastar en un mundo que no nos financia y que las instituciones son incapaces de defender nuestro crecimiento, nuestro desarrollo y nuestro porvenir. Y acabarán en el infierno, en tercer lugar, aquellos que utilizan el recorte de gasto para cambiar de modelo educativo y sanitario, empujando el negocio por encima del bienestar social. (Publicado en DiarioProgresista.es el lunes, 30 de enero de 2012).

 

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s