Flores tardías

En mis manos acaricio mientras releo el relato que una vez me mantuvo despierto, Flores tardías, uniéndose las palabras como un laberinto y haciendo del cuento una obra literaria de primera magnitud, la expresión sublime de decir las cosas dejándolas caer.

En las tormentas perfectas de congresos y avatares, de soberbias ideas que se confrontan, de espacios abiertos parlamentarios y discursos ocasionales para el arrebato, en vísperas de volver a la discusión política, a veces, solo a veces, nos refugiamos en la literatura. Sobre todo ahora que hace frío.

Y, qué casualidad, cae en mis manos Flores tardías, de Antón Chejov, joven y tuberculoso, uno de los más célebres escritores naturalistas de la Rusia del último zar. Me viene a la cabeza el ideal de todo aspirante a escritor: ¡escribir una gran novela! y lo comparo, sin querer, con la humildad perfecta de Chéjov escribiendo relatos breves.

Un país como éste, donde se escribe más que se lee, donde las librerías están llenas de grandes novelas de autores contemporáneos, empujados por la mercadotécnica, consagrados por la editorial, sin apenas haber escrito antes un cuento breve o un libro de poemas. La gloria literaria sin pasar por la literatura.

Vivimos en una nación en la que se plantean grandes retos sin decir cómo conseguirlos -bajar el paro, aumentar el crecimiento, reducir la deuda-, apenas sin tiempo para la reflexión, para los pasos cortos, para los pensamientos, para las innovaciones y los emprendimientos.

Un partido que tiene que, poco a poco, construir relatos breves, sobrado de ideas y necesitado de hombres y mujeres que quieran ponerlas en práctica.

Antón Pávlovich Chéjov disfrutaba de niño en los brazos de su madre, cuyo nombre no recuerdo, mientras le susurraba los más hermosos cuentos que trataba de escuchar antes de que se le cerraran los ojos. Médico de profesión, su esposa, tomó de amante la literatura, decía, y esgrimió con su pluma el arte de escribir los mejores relatos breves antes de lanzarse, a alcanzar la gloria sumando páginas y páginas.

No buscaba Antón el propagandismo moral, el apostolado religioso o la recomendación ética. No hay moralejas sino preguntas. Su relato describe, como pasando de puntillas, una realidad de la que libremente el lector tiene que obtener las conclusiones que estime conveniente o simplemente no concluya si no quiere.

En primera persona, casi siempre, se refiere al resto para describir, narrar, sentir. Una fórmula que hicieron suya los anglosajones y que llevaron al naturalismo al intimismo perfecto. El monólogo cultivado sobre el papel como un pensamiento de repente.

No se le escapó al doctor Chéjov escribir dramas tras el fracaso (y posterior éxito) de La gaviota. Mientras acaricio sus cuentos me viene también a la memoria aquella tarde de invierno, en aquel teatro de olor a madera de un Madrid viejo y (entonces) lluvioso, viendo Tío Vania sin querer siquiera recordar el final de la obra.

Aprovecho la ocasión, qué fácil me lo pone el frío de hoy, para buscar en mi librería un libro de cuentos que abro al azar y encuentro, como busco en el recuerdo Flores tardías. (Publicado en DiarioProgresista.es, el miércoles, 8 de febrero de 2012).

 

Advertisements

About antoniomiguelcarmona

A fronte pretipitium, a tergo lupi.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Flores tardías

  1. Juanjo Amor says:

    Espero que publique en su blog mas artículos, tan inspirados como éste. Si no comentamos mas sobre ellos, es por no romper el encanto de sus atinados comentarios con nuestra pobre prosa; pero los seguimos con fruición compulsiva .

    En España nos faltan Españoles de su talla

    Muchas gracias por todo

  2. María Teresa says:

    Desde aquí mi profunda admiración y respeto hacia su persona y su partido. Mi madre y yo siempre hemos votado al PSOE (menos en las últimas elecciones europeas), un partido liderado por un presidente de gobierno honrado y transparente que hubo de enfrentarse a un terrible dilema en los últimos años de su gobierno; de ahí nació su libro, “El Dilema. 600 días de vértigo”.

    Gracias por su contacto con la gente, le necesitamos en la calle y en los medios de comunicación.

    Gracias también a su partido, por acabar con el miedo y doblegar el terrorismo de ETA. Le escribo desde Valencia, una comunidad castigada por el PP desde hace más de 20 años.

    Señor Carmona, no abandone su puesto. Necesitamos españoles como usted, no hemos superado los obstáculos que nos impiden progresar y mirar al futuro con esperanza. Gracias!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s